lunes, 1 de junio de 2015

Cibercafé a la deriva, tomo 7 y final. "El fin de la deriva."

Después de casi un año que hace que comencé esta serie, con este tomo llega a su fin. Debo admitir que me da algo de pena despedirme de esta serie, ya que es la primera que empecé a leer de Shuzo Oshimi, y también pensar que solo me quedan 'Las flores del mal' y la espera a que por un casual Milky publique Boku wa mari no naka. Por otra parte, le he cogido algo de cariño a este lado tan psicótico de Oshimi, y el leer un manga sintiendo ansiedad, hablando desde el buen sentido.

Realmente estamos ante un manga de los que se leen solos ya que el mismo trascurso de la historia hace que quieras cada vez más y más, haciendo las esperas de dos meses para un tomo nuevo algo casi insufrible.

Ahora, adelante con la reseña:
Resumen del tomo, y final. (Con spoiler)

"Ya está muerto Terasawa, Toki y Tono están juntos, pero aun queda salir de ahí... Todos acuden a echarles las culpas a ellos, cuando entonces un mensaje del exterior llega a un ordenador... ¡es Hiruta! Resulta que al morir todos vuelven al lugar de origen y que donde estaban no es otro lugar, si no un mundo paralelo al real, donde están todos viviendo su vida normal, creado por el deseo de Toki de estar con Tôno. 
Todos comienzan a matarse entre sí, para así 'fusionarse' con su yo del mundo real, hasta que solo quedan los protagonistas, pero no todo acaba aquí.

Tôno come el coco a Toki para que se quede ahí con ella, ya que el Toki del otro mundo está haciendo su vida normal, pero este acaba descubriendo de que esa Tôno no es la real, fue creada por su subconsciente en el momento que entró al cibercafé, ya que el siempre ha mantenido el deseo de estar con ella. 

Al darse cuenta de esto, Tôno le dice adiós y Tôki en un intento de retenerla le quita el lazo del cuello, entonces este aparece al lado de su mujer, en su casa, como si de un sueño se hubiese tratado, pero no fue un sueño, ya que tiene el lazo de tono en la mano.
Dando un paseo con su mujer y su hija recién nacida, entra al cibercafé de nuevo, pregunta por Sato, el dependiente, pero le dicen que nunca ha trabajado ahí. Al salir, se cruza con una chica, de pelo largo, con un lunar bajo el ojo... ¿Sería la verdadera Tôno?"
Fin spoiler.

No tengo palabras para alabar a Oshimi, su mente perversa como ya dije tantas de veces, su gran dibujo que es capaz de transmitirme miles de emociones...
Desde luego, es un manga que recomiendo muchísimo, obviamente no a todos los públicos. 
El final, debo decir que en parte es bastante épico, y un detalle muy bueno el de mostrar la vida de los demás en la realidad. Ay, Terasawa en el fondo me da pena y todo, con todo lo que le hemos odiado, aunque digamos que al final tiene lo que se ha buscado.
Y, ¿quien iba a pensar que era un manga 'autobiográfico'? Pues sí, y el mismo revela al final de este.


Si aun no lo tenéis, haceros con el en cuanto podáis. No os vais a arrepentir.


  • Nota general de la serie: ¡9´75!
De nuevo llega el vacío de terminar una serie, y ahora empiezo 'Green Blood' también de Milky Way. Gracias, por traer 'Cibercafé a la deriva' a España, que aparte de traer este gran manga, lo ha hecho con una genial edición. 
Y esto es todo, ¡hasta la próxima reseña!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...