miércoles, 14 de octubre de 2015

Terra Formars, tomo 11. "Hasta el fin."

Una de las cosas que más me gusta de 'Terra Formars' es que el autor suele indagar en el pasado de los personajes, que no son pocos, e intenta darle un poco de protagonismo a casi todos, aunque sea poco tiempo.
En este tomo, Yu Sagusa, el guionista, inquiere tanto en los pasados de algunos protagonistas como en los de varios antagonistas así como sus ambiciones o motivaciones para acudir a Marte.
Pero que la historia de esta serie sea tan coral no es siempre un punto a favor, sobre todo por la cantidad de nombres que se usan. Esto crea, a veces, un efecto de confusión, más que nada en la trama política de la Tierra.

Dejando de lado estos aspectos, este tomo se trata de, únicamente, conseguir el objetivo que se propusieron en el décimo tomo y, como es habitual, sobrevivir.

Spoilers en gris
"Bao da a Hong la orden para que libere las bacterias y así asesinar a todo el grupo que ha entrado en la nave, pero ella guiada por sus sentimientos decide que no quiere matar más.
Por otro lado, las cucarachas siguen mostrando mas señas de inteligencia habiendo robado los trajes protectores y aplicando nuevas transformaciones de órgano mosaico nunca antes vistas, como los moluscos cónidos capaz de inyectar un veneno mortal con un simple roce.
Consigue intoxicar a ese Bao, aunque fue una dosis minúscula ya que Hong se armó de valor y cortó el tentáculo. La cucaracha tiene puesto su punto de mira en Hong, pero antes de que ataquen llega Xi y la derrota.

Keiji Onizuka consigue llegar hasta la puerta de la sala de control, dónde están Bao, Hong y Xi y además le tocará enfrentarse a esta última.
Comienzan a caer los golpes en el cuerpo de Keiji, pero no los devuelve ya que según su orgullo, no agrediría a una chica bajo ningún concepto; cada vez parece más inhumano, cada golpe parece que lo va a reventar, pero Keiji sigue aguantando porque él "es fuerte".
Lo que Xi no sabía era que Keiji estaba ahorrando tiempo para que sus compañeros entrasen en la sala de control desde el otro lado, y así piratear la antena para que funcione.

Wolf y su grupo llegan a la sala de control y comienzan con el pirateo, pero una cucaracha que les había seguido comienza a dar problemas. El tiempo se acaba. Poco más podrán aguantar ese ambiente bacteriológico.
Keiji al escuchar los gritos en la sala entra sin miramientos y cuando da un golpe a una cucaracha rompe el suelo haciendo que todos caigan al piso inferior.
Abajo tendrán que enfrentarse a un nuevo tipo de cucaracha, además tendrá que unir sus fuerzas con Xi por unos momentos.

Tras derrotar a la cucaracha todos caen al suelo. Parece que el pirateo de la antena ha fracasado... ¡Pero no! Amelia, la chica con el órgano narval, sigue arriba y consigue completar el pirateo.
Al establecer la llamada, su cuerpo y sus órganos no dan más de sí. Solo consigue articular una palabra: Salvadnos.
Tras esto, Liu consigue cortar la conexión otra vez.
En la Tierra descubren que no solo hay una nave en marcha a Marte, sino tres, y de forma no oficial. También revela que tiene pensado marcharse de Marte, con Hizamaru, en cuanto lleguen las naves."

¡Por fin! ¡Por fin! Este tomo es de los mejores que he leído de 'Terra Formars'. Parece que el plan original se ha desviado por completo pero los enemigos no creo que puedan salirse con la suya.
La trama en este tomo avanza de una forma genial, como llevo esperando varios tomos, y al fin parece que queda poco para que termine esta saga.

Nota: ¡9´5!

Y hasta aquí la reseña del tomo 11 de 'Terra Formars'. Pronto comenzaré con el 12, que le tengo muchas ganas. Y el viernes otra reseña.
¡Un saludo y hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...